Benaam Preloader

Costumbre Antibiótica


Antibióticos ya no se venderán bajo receta es una frase que resume los titulares que ayer de tarde resonaban en los medios de comunicación y la reacción de la gente no se hizo esperar.

  • ¡¿Cómo que voy a tener que ir al médico para que me recete un antibiótico?!.

  • ¡Esto es para favorecer a las industrias farmacéuticas!

  • Los médicos son los que salen ganando…

Eran algunos comentarios que leí en redes sociales y escuché de personas que llamaban a la radio a expresar su preocupación ante la resolución del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social que dice que a partir del 1 de noviembre de este año sólo se comercializarán antibióticos bajo receta simple archivada. Sí, eso significa que el papelito que te dio el médico se queda en la farmacia y no podés reutilizarlo ni recurrir a la frase “el doctor me había dicho que tome ese la otra vez”.

Antes que nada entendamos bien de qué se está hablando.

Un ANTIBIÓTICO es un medicamento que se utiliza contra las infecciones causadas por bacterias. Repito, BAC TE RIAS.

Muchos de nosotros habremos escuchado y hecho caso omiso en algún momento de nuestras vidas a lo siguiente:

  • Los antibióticos no actúan contra a los VIRUS,

Por eso, no sirve de nada recurrir a esa “tira de antibiótico” que se compró de la despensa ante una gripe (porque es causada por un virus).

Suena a algo de décadas pasadas pero estos medicamentos todavía se venden así en algunos puntos de nuestro país. Y aunque el uso indiscriminado de los antibacterianos es mundial, la mayoría de los países han prohibido su venta sin receta hace tiempo. Si te vas a Argentina, Chile, Brasil, México (por citar sólo algunos cercanos) no vas a poder comprar un antibiótico sin una receta.

 

martin-brosy-758535-unsplash

 

Cómo podemos saber si una afección que tenemos es causada por un virus o una bacteria? Con la inspección médica.

Lo correcto es que acudamos al médico y que el médico se tome el tiempo de examinarnos para determinar si es un virus o una bacteria a quien hay que atacar.

Pero la realidad es otra. Existen médicos que recetan sin examinar y existen personas que se automedican sin consultar.

Vamos heredando la costumbre que nos dice que “es normal” ir a la farmacia a comprar un antibiótico; ya sea porque alguna vez nos lo recetaron o porque algún amigo dijo que “le funcionó”.

 

Por qué es importante cambiar esa costumbre?

Porque estamos creando RESISTENCIA.

Nuestro cuerpo es más resistente? NO.

Lo que hacemos es que las bacterias sean más resistentes a los antibióticos.

 

Cuando se usan de manera excesiva los antibióticos, las bacterias van mutando para que cada vez les afecte menos este tipo de medicamentos y lleguen a desarrollar una “armadura” que les hace inmunes a ellos. Las bacterias que resistieron el ataque del medicamento se reproducen y su descendencia ya viene con “armadura”. Es decir que cada vez son más las que se van a reír al encontrarse con ese antibiótico porque no les va a hacer nada. A esas bacterias RESISTENTES se les llama superbacterias (de verdad, eso no es metáfora).

 

¿Cuál fue la solución que se viene implementando hace varios años?

El desarrollo de nuevos antibióticos cada vez más potentes para atacar a las superbacterias.

Desde la década del 40, cuando se descubrieron las resistencias bacterianas se vienen produciendo nuevas generaciones de antibióticos que fueron suplantando a los que van teniendo menos efecto.

Pero debido a que los humanos abusamos de este tipo de medicamento, la velocidad de las bacterias para crear su resistencia es mayor a la velocidad de los humanos para desarrollar nuevas drogas que las maten.

Y no nos olvidemos de las bacterias buenas que viven en nuestro cuerpo.

 

 

Cuando usamos excesivamente antibióticos, también matamos a las buenas que mantienen el equilibrio en nuestro organismo, por ejemplo en la flora gastrointestinal. Esto hace que su ausencia cause efectos adversos no deseados.

Hasta acá todo parece de poca gravedad. “Muestrenme las cifras de fallecidos por uso de antibióticos” leí ayer en Twitter. No son los antibióticos los que matan directamente a las personas. Lo que tenemos que entender es que debido al mal uso que hacemos de ellos, creamos (sin querer) bacterias causantes de enfermedades graves, por ejemplo la Neumonía, que no mueren cuando son atacadas con ciertos antibióticos por ser super resistentes. En esos casos, se debe ir probando con otros antibióticos, pero hay veces que el tiempo no da y las consecuencias son las peores. Además de que durante ese tiempo en que la bacteria persiste, puede contagiar a otras personas y seguir reproduciéndose.

Y ahora viene la parte en donde todos dicen: Hay lugares de nuestro país en que ni siquiera hay médicos, hay mucha gente que no puede pagar o acceder a una consulta.

Es cierto, es triste y es algo pendiente que el gobierno tiene que solucionar. Todo es parte de una cadena que hay que ajustar. Que las personas no usen antibióticos en casos innecesarios, evita que éstos microorganismos se hagan más fuertes.

 

Menor resistencia en la bacteria = Menor necesidad de antibióticos más específicos (generalmente más caros)

 

Eso no quita que es un buen paso el que se está dando y es lo que me motivó a escribir ésto. Es un proceso que va a traer quejas, incomodidades pero nos podemos adaptar con el tiempo, así como lo hicimos con muchas cosas que fueron cambiando en el país.

 

Tampoco pienso que de un día al otro van a desaparecer las recetas sin consulta, las ventas “por debajo de la mesa”, la automedicación porque “un amigo me consiguió”, pero algo de conciencia se puede ir generando. Así como antes, la mayoría de la gente tiraba su basura al raudal o las quemaba en la vereda, hoy en día eso está disminuyendo. Sigue pasando, pero existe un sector de la población que ya no lo hace y enseña a sus hijos a no seguir viejas malas costumbres.

 

Acostumbrarse es la palabra que me viene a la mente y podremos aportar un granito de arena que ayuda a todos.

 

Soy química farmacéutica. Poco después de terminar la facultad decidí no ejercer la profesión. Hoy trabajo en rubros diferentes que no tienen nada que ver con medicamentos ni médicos ni estado (osea no soy influencer de ningún bando), pero al escuchar la noticia sentí felicidad, porque era un tema del que se hablaba mucho en la facultad y en esa época veía una realidad difícil de cambiar.

Realmente pensaba que nuestro país iba a seguir con el “ñembotavysmo” sobre ésto por mucho más tiempo.

Ojalá se cumpla y que de a poco nos acostumbremos a avanzar.

 

Melissa Gini

Mandiorama – Malaca Prod.

#antibiotic#antibioticos#bacterias#farmaceutica#farmacia#malas costumbres#Medicina#Salud#slider#uso responsable#vida#virus

Dejá tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Facebook


A %d blogueros les gusta esto: