Benaam Preloader

Salgamos de la ignorancia: Hablemos de Cervantes


Puede ser que no hayas leído Don Quijote de la Mancha, pero sí escuchaste el nombre del libro.

Puede ser que no puedas explicar quién fue Cervantes, pero sí escuchaste su nombre.

A nosotros nos pasó algo parecido y quisimos salir de la ignorancia.

Miguel de Cervantes Saavedra es considerado el mayor escritor español de la historia y su obra “Don Quijote de la Mancha”, la primera novela moderna.

Este año se cumplieron 401 años de su muerte. Pero su vida fue movidita, había sido. De algún lado tuvo que sacar la inspiración.

Nació en 1547, en Alcalá. Su papá era cirujano, con más deudas que cualquiera del equipo Mandiorama.

No se sabe si Cervantes fue a la universidad, pero se le conoció como un hombre muy culto. Algo así como Don Humberto.

A los 22 años decidió hacerse soldado y estuvo peleando contra los moros (árabes que invadieron España).

Después de un tiempo decidió volver a su tierra pero el barco en que venía, tuvo “la gran suerte” de perderse en una tormenta y encima fue atacado por piratas turcos.

Parece de película, pero los escritos cuentan que fue así.

Miguel de Cervantes y su hermano fueron tomados prisioneros y vendidos como esclavos, retenidos en Argel. Trataron varias veces de escapar sin tener éxito. 

Finalmente su familia tardó en juntar el dinero que pedían por ellos, pero lo lograron con ayuda de los frailes trinitarios y 5 años después los trajeron de vuelta a España.

Cervantes se casó con Catalina de Palacios, pero su única hija, Isabel de Saavedra, nació de una relación extra-matrimonial con la actriz Ana Villafranca, casada con un tabernero. El nacimiento de Isabel coincide con la época de auge del escritor y es cuando Miguel se aleja por completo. Luego de la muerte de Ana Villafranca, Cervantes reconoció a Isabel, pero lo hace a través de su hermana Magdalena con quien firma un contrato que pone a la joven a sus servicios. Todo esto fue bajo la mesa -para que no se entere su esposa-.

Aparte de otros empleos, fue recaudador de impuestos del Rey y en algún momento le acusaron de que se quedaba con lo que recaudaba. Eso hizo que sea encarcelado en más de una ocasión.

Según comentarios de la época, puso el dinero en un Banco, que después quebró.

400 años atrás ya ocurría!!!

También fue excomulgado 3 veces por querer cobrarle impuestos a la Iglesia. Terminó preso varios meses. Y al salir ya tenía escrita la primera parte de su gran obra “El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha”, que se publicó en 1605.  

La fama fue inmediata pero lo económico no.

Cuando Cervantes iba por el capítulo 59 de la segunda parte, se publica OTRA segunda parte falsa de “Don Quijote” firmada por un tal Avellaneda, lo cual hizo que Cervantes se apure en terminar su segunda parte y aprovechara para burlarse del falso autor en lo que le quedaba por escribir.

Nunca se supo quién fue Avellaneda, ya que podría haber sido un pseudónimo, aunque muchos historiadores presumen que la intención de molestar al escritor original venía de alguien de su entorno.

Hay que decir que en esa época no era raro que aparezca un X como creador de la segunda parte de una historia que tuvo éxito. Algo así como que después de Romeo y Julieta, venga un Juan Pérez y lance la segunda parte Romeo y Julieta. El divorcio o Hamlet. Evolution”.

La segunda parte del Quijote escrita por Cervantes se publicó en 1615; y el autor muere en 1616, sin poder ver la importancia de su obra en la Literatura Universal y sin recibir un peso por ella.

La mayoría de los historiadores coinciden en que el libro no religioso más vendido y leído en el mundo ha sido El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, del que se han publicado 690 ediciones en diferentes idiomas.

Don Quijote de la Mancha fue creado por Cervantes con el fin de burlarse de los disparates que relataban las novelas de caballería de su época. Don Quijote fue el primer personaje moderno que se empeñó en ser quien quería ser, sin que le importen la fama, el éxito, ni las conquistas. El objetivo del autor fue superado al lograr una novela que parodiaba, satirizaba pero también reflejaba a la sociedad de ese entonces.

En fin, de vez en cuando sirve un poco de conocimiento acerca de grandes personajes.

Si hojeaste el Quijote, puede ser que asuste el lenguaje de 4 siglos atrás, pero sería bueno explorar una obra que pudo ser el inicio del humor irónico que profesamos hasta hoy.

#Cervantes#don quijote#don quijote de la mancha#literatura#miguel de cervantes#salgamos de la ignorancia

Dejá tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Equipo


Publicidad


Facebook